Lilith, la Fundadora. 1

Por Adolfo Roberto Pérez Valdés

¡Traédlo!

Exclamó Lilith a la pequeña esclava, para que sacara al niño de la cesta en que había sido arrojado a la serpenteante corriente fluvial.

Fue el intento de la madre por preservar su vida y no presenciar su sacrificio.

La circunstancia de asearse diario en la corriente, acompañada de sus doncellas y variadas esclavas, le llevó a estimar algún provecho o valor en esa minúscula vida que yacía en la cesta.

Lilith vio la oportunidad de iniciar la edificación de otra civilización. Tiempo atrás había consumado el acopio de todos los textos sagrados sacerdotales de las 42 Hesp o Nomos de su nación Taui, sobre las que reinaba la dinastía a la que pertenecía. Ella, a pesar de ser descendiente y parte de la dinastía celestial Taui, compartía un destino marginal con sus doncellas y esclavas.

De las esclavas conoció que los Eloha Elohim , esas deidades Ur Canaitas les demandaron a generaciones previas el sacrificio de sus hijos, fueron episodios del culto antes de su arribo a las Hesp o Nomos Tauis. Y supo que, los ahora numerosos sometidos, llamaban Mizraim a su civilización. Dichos esclavos subyugados, se reproducían vertiginosamente buscando la sobrevivencia ante las extenuantes labores para crear la posteridad o perpetuidad anhelada por las cabezas de la dinastía Taui reinante.

Sumida en obsesivas reflexiones sobre la proyección futura de su propia civilización, Lilith ya tenía el convencimiento de que su antigua cultura Taui no podría sobrevivir ante el avasallante crecimiento demográfico de los esclavos envilecidos. Los Ur canaitas poblaban todos los Hesp pero desconocían los cultos y rituales. Eran ajenos e ignorantes de la obediencia sagrada a la civilización Taui, que los había acogido y alimentado varias generaciones precedentes. Habían llegado en busca de refugio de su errante y desesperante búsqueda por alimentarse.

Lilith comprendió que su destino dinástico concluiría irremediablemente. Ante ello concibió la alternativa original de heredar a los envilecidos esclavos toda la suma cultural de la nación Taui, pero no había tiempo de integrarlos y educarlos en la obediencia sagrada, ni sus escasos congéneres Tauis tenían el menor interés en ese proyecto. Pensaba ya que la solución era la conversión de los cultos propios de su civilización.

La salida era la refundación o el renacimiento de los cultos dentro de la masa esclavizada y envilecida, repensó que las deidades Tauis tendrían que ser reconceptualizadas asignándoles un nombre que incluyera su pluralidad.

Todos los cultos sagrados, todas las deidas tendrían un solo nombre que abarcaría el rico abanico de creencias de todas las Hesp.

Mis Dioses oraba Lilith a Path, Thot, Maat y otras decenas, entendió que Mis Dioses tendrían que sumarse con los Eloha Elohim de los Ur Canaitas. Y ella restableció ese viejo culto olvidado por los esclavos, refundó en los abundantes envilecidos todos los cultos de la feneciente cultura y civilización Taui. Procedió a amalgamar y recomponer todo texto rescatado de las Heps o Nomos.

Y esa habitual manera de orar a Mis Dioses que le permitía sólo a ella sintetizar rituales extensos, la estructuró como una innovación sagrada. Así ese gesto individual, lo hizo un nuevo gesto o disciplina que estableció primero entre sus doncellas, esclavas y sus partidarios escribas. Lilith se inclinaba y daba mayor realce al conocimiento, era el saldo de prevalecer dentro del culto a Thot, el Dios de la Sabiduría y del Lenguaje Articulado dentro de la cultura y civilización Taui.

Y dicho paso o tránsito cultural debía recibirlo ese pequeño ser. Al exclamar: ¡Traedlo! lo había recuperado del río en que acostumbraba bañarse. A este ser lo haría su hijo y le nombró Tutmosis (rescatado del agua) en su privacidad era Thot o Moshe. Crecería en el aprendizaje del nuevo conocimiento, arraigado dentro de su entorno dinástico y aleccionado por las doncellas y esclavas de su calculadora madre Lilith.

@adolfoperez58

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s