El histriónico clérigo Solalinde

Por Adolfo Roberto Pérez Valdés

De acuerdo a la información recopilada en la red, consultas en portales noticiosos tanto regionales como nacionales,  se puede deducir que el clérigo católico José Alejandro Solalinde Guerra, es ya un carismático e histriónico protagonista más en el grotesco concierto nacional del Estado Repúblicano Mexicano, profundamente deshumanizado y corrompido.   

El carismático e histriónico clérigo católico, el sacedorte diocesano José Alejandro Solalinde Guerra, ha trasladado a Veracruz sus periplos pastorales pero sobre dimensionados. Es coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social.

Pero esta coordinación pastoral es efectiva solo para Oaxaca, Chiapas y Guerrero. ¿En qué consiste la responsabilidad de coordinar dicha Pastoral y sus actividades? esas son temáticas desconocidas, no requeridas, no cuestionadas  y menos informadas en las notas periodísticass relativas a este sacerdote diocesano.

El carisma e histrionismo del clérigo Solalinde se desenvuelve dentro de la deshumanización y corrupción del Estado Republicano Mexicano. Solalinde es además vasallo de la única monarquía teocrática europea El Vaticano. Minúsculo estado sobre viviente de los llamados Estados Pontificios, ocurrencias autoritarias de los monarcas de la Edad Media.

Solalinde cursó dos licenciaturas, una en Historia y la otra en Psicología, y tiene un postgrado de Maestría.

NI CÉLIBE NI POBRE

Los votos de Castidad, Pobreza y Obediencia normativas usuales a los sacerdotes religiosos no aplican (excepto el de Obediencia) en la persona de Solalinde. Pues él no fue ordenado en el seno de una orden o comunidad religiosa. José Alejandro, como otros curas, lo son por iniciativa de un obispo que los incorporó al sacerdocio.

En este caso, es el obispo y pastor de la Diócesis de Tehuantepec, a este obispado José Alejandro le rinde servicio y al Pontífice de Roma.

Un sacerdote diocesano puede vivir su sexualidad y hacerse de bienes. Y en ese sentido ha vivido Solalinde su sacerdocio, ya él mismo lo declaró en su momento ante la revista Playboy en 2012. Disfrutó a los 32 años, en 1977, la sexualidad con una joven fémina que era parte de sus labores sacerdotales iniciadas en 1973, tras ser ordenado por el obispo de Tehuantepec.

La identidad de la chica permanece en la gratificada memoria de Solalinde, quien dijo en dicha entrevista a Playboy que el ejercicio sexual de su masculinidad con esa joven, le permitió conocer lo maravilloso de la heterosexualidad. Ese episodio vivido lo concibe como el milagro de conocer una dimensión humana que le faltaba.

Hace cinco años, el sacerdote diocesano reveló el milagro o la maravilla de la sostenida cópula sexual con esa joven colaboradora. Tres décadas y media transcurrieron desde la separación de esa fémina, para que en 2012 el clérigo revelara a Playboy que su masculinidad, no estaba totalmente comprometida con la mujer, como para optar por el matrimonio con ella.  Y la dejó.

En su carisma e histrionismo Solalinde dice en 2012 a Playboy: “decidí estar con la gente, con los pobres y ser sacerdote. Ahora soy célibe. Ahora”.

Sin embargo, Solalinde no conoce la pobreza, no la vive. Trata con gente pobre pero no conoce de los apremios, desesperanza e incertidumbre cotidiana de no saber si durante el día habrá para comer. El miedo, horror e inseguridad de las familias pobres para saciar su hambre no es una constante en su vida clerical.

En 2013 participó como actor en la filmación de LA JAULA DE ORO, la cinta aborda la situación de los migrantes, y su elenco son precisamente indocumentados.  Y ahora, en el pasado abril el sacerdote diocesano Solalinde promociona un libro de su autoría; EL REINO DE DIOS, replanteamiento radical de la vida. Que consta de sesenta páginas y fue editado en 2016 por la Universidad Autónoma del Estado de México. Al menos en tres ciudades distintas (Guadalajara, Toluca y Xalapa) ha presentado ese texto José Alejandro.

Y ninguna de estas ciudades son parte de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur de la cual es coordinador, el carismático e histriónico Solalinde, un protagonista más del deshumanizado y corrompido concierto nacional republicano.

@adolfoperez58

 

 

Anuncios