El Saldo de 88 Años: Nación Postrada y Envilecida

Por Adolfo Roberto Pérez Valdés

Aunque no es el único referente bibliográfico o documental, el libro de Luis Javier Garrido titulado EL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN INSTITUCIONALIZADA, Medio siglo de poder político en México, la formación del nuevo Estado (1928-1945), es fundamental para entender el surgimiento y desarrollo histórico de lo que hoy conocemos como el Partido Revolucionario Institucional/PRI.

Este libro muy probablemente muchos militantes del PRI desconocen que existe, otros saben de su vigencia pero con seguridad no lo han leído, lo editó la Secretaría de Educación Pública y Siglo Veintiuno Editores S. A. de C. V. en el año de 1986, consta su primera edición de 493 páginas y el tiraje fue de 20 mil ejemplares.

La concepción de este proyecto político de la facción militar dominante, surgida de la guerra civil iniciada en 1910, se le adjudicó al general y presidente Plutarco Elías Calles. Esta visión mítica derivó en un culto que falsifica la realidad de esa etapa histórica del siglo 20 en México. Lamentablemente, Luis Javier Garrido autor de tan importante texto recicló en su obra dicha mitificación.

Asienta el autor en su obra, que el protocolo de fundación del Partido Nacional Revolucionario culminó el cuatro de marzo de 1929, hace ya 88 años. El acontecimiento no tuvo mayor relevancia ni eco en esos momentos dentro del concierto nacional, y es que un día antes el interés de los actores políticos estaba fijado en el levantamiento militar denominado la Rebelión Escobarista.

El general Gonzalo Escobar había lanzado un pronunciamiento a las armas para deponer al régimen sanguinario y corrupto de Calles. Dicho alzamiento armado fue aplastado con la asistencia técnica y militar norteamericana, hoy causa espanto la oferta del Mister President Donaldo Trump para combatir a los Bad Hombres con respaldo de tropas de los Estados Unidos a las fuerzas armadas mexicas-tenochcas-aztecas. ¡Que horror!

Este evento, la rebelión Escobarista, fue el sacramento bautismal del PNR, nacía el instrumento electoral del régimen opresivo de Calles con una descomunal sangría y purga dentro del Ejército Mexicano, entre los masacrados figuró el General Miguel Alemán González padre, abuelo y bisabuelo de Miguel Alemán Valdés, Miguel Alemán Velasco y Miguel Alemán Magnani.

La fundación del PNR-PRM-PRI nunca tuvo motivaciones democráticas ni libertarias, y menos aún fue su premisa el respeto del voto ciudadano dentro de los procesos electorales. Peor aún, su nula vida interna como partido no se normó por acuerdos democráticos sino con imposiciones, sometimientos y rompimientos violentos contra quienes utópicamente pretendían forjarse una carrera política.

La estructura real del poder al interior del PNR-PRM-PRI siempre estuvo al servicio del Poder Ejecutivo Federal y de los Gobernadores, nunca tuvo vida independiente. Surgió como un instrumento del presidente y del Estado Federal. Sus dirigentes fueron siempre sancionados y sostenidos por los mandos militares que despachaban desde el Gabinete Presidencial, sus recursos financieros salían de las arcas o presupuestos estatales.

A todos los empleados federales y estatales les eran descontados jornales como cuotas. Era el Partido de Estado en su plenitud. Cualquier inconformidad se traducía en el despido inmediato y muy frecuentemente en el aniquilamiento físico. Así se consolidó la Dictadura Perfecta; sangre, hambre y desempleo.

O como diría el sórdido cacique y homicida serial potosino Gonzalo N. Santos, se aplicaba la Ley de los Tres Ierros, ENCIERRO, DESTIERRO Y ENTIERRO.

ANIQUILAR A LA OPOSICIÓN PARTIDARIA

Luis Javier Garrido miente y mitifica al considerar que el instrumento electoral del Estado PNR-PRM-PRI prevaleció sobre otras formaciones políticas opositoras. Que estas se desvanecieron a no contar con auténticas plataformas y programas políticos. Este argumento o presupuesto teórico, disfraza la sostenida metodología que mantuvo el Estado Federal y los Estatales de aniquilar toda oposición.

Al surgir desde el Estado el partido PNR-PRM-PR buscó, fundamentalmente, detener y someter al vasto movimiento agrario e indígena, que demandó tanto el reparto de los latifundios como la restitución de las comunidades campesinas. Este agrarismo se dio sus propias organizaciones partidarias, y estas fueron; el PARTIDO SOCIALISTA DEL SURESTE y el PARTIDO SOCIALISTA DE LAS IZQUIERDAS.

Ambos partidos tuvieron vasta influencia en todo el Golfo de México desde Veracruz hasta Yucatán y Quintana Roo. Sus liderazgos correspondieron a Adalberto Tejeda Olivares y a Felipe Carrillo Puerto, nunca aceptaron la integración al PNR y fueron eliminados con diversos métodos, básicamente la persecución legal y el exterminio físico de sus militantes.

La agrupación criminal LA MANO NEGRA, una banda de homicidas sembró el terror en el medio rural durante décadas. A estos homicidas solapados por el poder federal y los terratenientes se debe LA MASACRE DE LAGUNA BLANCA en Veracruz.

Así aniquiló la federación a la base de esos dos partidos, NEGANDO EL REPARTO AGRARIO y masacrando a los activistas de los sindicatos campesinos que aglutinaban y fortalecían a esas formaciones independientes.

Lo iniciado por el régimen de Calles fue continuado por Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio, Abelardo Rodríguez, y recrudecido por Lázaro Cárdenas del Río. Es real que el general michoacano sometió a Calles, pero los métodos y usos continuaron aún más afinados en su sexenio. Cárdenas hizo lo mismo pero en dimensiones masivas, el corporativismo se estableció avasallante.

MUJERES HUMILLADAS

Sin embargo, dentro de la población mas humillada y golpeada indudablemente destacan las mujeres. Siempre le fueron negados sus derechos políticos, nunca el PNR-PRM-PRI tuvo como proyecto otorgarle el voto ni la ciudadanía. Desde la campaña electoral de José Vasconcelos la oposición electoral tuvo en su plataforma darle el derecho al voto.

Vasconcelos y el Partido Anti Reeleccionista-PAR fue derrotado por fraude, Juan Andrew Almazán y el Partido Revolucionario de Unificación Nacional-PRUN también perdió por fraude y enarbolaba el voto para la mujer, Miguel Henríquez Guzmán y la Federación de Partidos del Pueblo de México-FPPM se abanderó con esa plataforma y el fraude lo avasalló.

Estos tres partidos de oposición fueron aniquilados desde el poder, perseguidos y masacrados sus militantes y otros cooptados con empleos y cargos burocráticos. Los ahorcados de Topilejo, la masacre de León y la matanzas de la Alameda son episodios de la saña inaudita y cruel desatada contra los anhelos democráticos de los mexicas-tenochcas-aztecas.

Son 88 años de agravios. Que hagan su festejo, son libres.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios