Los Votos Nulos de Adela y la Primavera Indígena

Por Adolfo Roberto Pérez Valdés

Embargado de mexicanidad e invadido mi discernir político por la épica femenina del movimiento antirreeleccionista de 1910, he imaginado que la fémina indígena bilingüe que será candidata marginal a la presidencia en 2018 pudiera llamarse ADELA.

ADELA significará el surgimiento de la Primavera Indígena en el espectro de la sucesión presidencial del venidero año 2018.  Y es que de acuerdo a los comunicados del Quinto Encuentro del Congreso Nacional Indígena desarrollado en Oventic al finalizar 2016, en el próximo mes de mayo esta organización (que dice tener representatividad de 66 etnias en mas de veinte estados) dará a conocer la identidad de su candidata a la presidencia.

Sin embargo, Adela y la Primavera Indígena como fenómeno electoral en 2018 no tendrán ninguna trascendencia en las urnas. La razón de ello es que el diseño de la presencia de una Fémina Indígena Bilingüe como candidata a la presidencia, está considerada como un desarrollo aparte, ajeno y marginal al proceso electoral oficial en la contienda de la suceción presidencial.

Este prospecto femenino no tendrá registro formal ante el INE, el Congreso Nacional Indígena exteriorizó que incluso ha decidido EXPULSAR de sus comunidades a todo partido político. Mi hipotética ADELA ni siquiera será candidata independiente. Una decisión que resalta por significar una postura Anticriolla, y al Estado Criollo hay que darle los más severos golpes posibles.

Adela y la Primavera Indígena van en ese camino.

LOS VOTOS NULOS

En los procesos electorales previos ya se han tenido presencias de candidatos marginales y sin registro. Uno de ellos fue Valentín Campa Salazar, quien desarrolló su campaña ante el único candidato registrado José López Portillo y Pacheco, apodado como el Virrey de Caparroso posteriormente ya en la presidencia. Y también le apodaron El Perro de la Colina.

Interesado por el destino de los votos emitidos en favor de candidatos sin registro, consulté la normatividad del INE y en la publicación siguiente:

http://www.ine.mx/docs/IFE-v2/DECEYEC/DECEYEC-MaterialesLectura/docs/03_VotoNulo.pdf

Se nos ilustra que los votos en favor de candidatos sin registro son contabilizados pero no son considerados válidos, para efectos prácticos se vuelven VOTOS NULOS.

Finalmente fantasear con el nombre de Adela para la fémina indígena bilingüe, hace factible considerar a otros nombres como Nicasia, Xóchitl, Xoloxóchitl, Jazmín, Nicolasa, Agrícola, Petra, Petronila, etcétera.

@adolfoperez58        incrospido5@hotmail.com

Anuncios

3 thoughts on “Los Votos Nulos de Adela y la Primavera Indígena

  1. Pedro Salvatierra 12 enero, 2017 / 10:38

    Una observación. Los votos a favor de candidatos no registrados si tienen validez y no son prácticamente nulos, como afirma. En todo caso, el número de los mismos puede indicar que se perdió porque no alcanzó un candidato no registrado un número significativamente suficiente como para ganar una elección. Sin embargo, si un candidato no registrado logra obtener una mayoría en una elección determinada, lo que procede es darle cauce legal a su triunfo. Existen ya casos en ese sentido. Le recomiendo leer esta nota periodística. http://opinion.informador.com.mx/Tertulia/2014/07/19/candidatos-independientes-y-no-registrados/

    Legalmente puede darse su triunfo, pero hay una campaña de desinformación proveniente de los propios partidos políticos, a quienes no les conviene el crecimiento de ese fenómeno electoral, para desacreditar dicha opción ciudadana en las elecciones argumentando que esos votos no cuentan.

    La campaña de descrédito incluye declaraciones de algunos funcionarios del INE, en diversos procesos electorales, para desalentar dicho procedimiento, argumentando que es un registro de mera cortesía, lo cual es falso. Vale si se obtienen los votos necesarios de mayoría, a favor de un candidato no registrado, como ya sucedido en algunos casos de elecciones en la república mexicana, muy escasos por cierto pero si existentes.

    Existe jurisprudencia al respecto, en nuestro país, que aclararía aún más el supuesto de una posible candidatura no registrada y su viabilidad de ser reconocido su triunfo en las urnas, si sobrepasara al número de votos de sus contrincantes. Dada la situación que vive el país y el impulso que puede darle un movimiento social como el del EZLN a dicha propuesta de candidatura no registrada para la presidencia, la hipótesis de ser una candidata fuerte no parece tan descabellada. Obviamente, nos estamos refiriendo a las posibilidades reales que tienen ciudadanos encauzados de manera consciente hacia ese escenario.

    Lo felicito por sus muy interesantes artículos, con el valor agregado de un estilo muy desenfadado y de agudeza argumental muy notable.

    Me gusta

  2. Eduardo González 12 enero, 2017 / 15:04

    Al considerar la posible candidatura de alguien sin registro ante el INE, el Congreso Nacional Indígena podría afectar indirectamente el resultado de los comicios federales de 2018. México está cada vez más cerca de su cita con el destino y es precisamente en estos tiempos de gran incertidumbre y desmoralización que debemos aglutinarnos para promover un verdadero cambio en el rumbo de nuestro país. Me refiero a un cambio profundo y no a una simple alternancia de las mismas manos que han mecido la cuna del México postrevolucionario. Dividir el voto es vencer, pero para mala fortuna de los que deseamos el cambio. La estrategia multipartidista (ahora ampliada y mejorada por las llamadas “candidaturas independientes”) no necesita una ayuda externa en forma de candidatos sin registro. Esto simplemente allanaría el camino para que el PRI o el PAN se acercasen lo suficiente al candidato de oposición en los porcentuales lo suficiente para intentar alguna marrullería más y robar cínicamente la Presidencia de la República por enésima vez, ya sea mediante sospechosas “caídas del sistema”, las encuestas manipuladas, o simplemente con el “haiga sido como haiga sido”.

    Habiendo dicho esto, sí me gustaría ver una candidata (o candidato) indígena debidamente registrado para tomar parte de la contienda de 2018, pero más allá de por un simple simbolismo o un falso patriotismo, más bien por favorecer la posibilidad de una verdadera alternancia.

    Me gusta

  3. incrospido5 12 enero, 2017 / 18:02

    Hola buena tarde estimado Pedro.

    Agradezco las apreciaciones contenidas en tu comentario al artículo Los votos nulos de Adela….que recién ayer añadí a mi blog.

    Son importantes sus observaciones, ya que me significan oportunidades para dimensionar lo que discurre en mis abstracciones sobre nuestra pobre república.

    El criterio que enuncié sobre los votos nulos en sí no es de mi cuño, y la legislación sobre tales votos es cuestionable.

    En mi artículo hago una referencia documental, previamente a la redacción hice una lectura de este documento y no consideré pertinente reproducir ampliamente las consideraciones ahi contenidas.

    EL documento habla de votos en blanco que se ANULAN, y el criterio se REPLICA para los votos de candidatos no registrados.

    Cordialmente, Adolfo Roberto Pérez Valdés…@adolfoperez58

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s