Por Adolfo Roberto Pérez Valdés.

Cita de la novela El Sistema/The Stablishment…..autor Howard Fast, página 290:

El joven activista y sindicalista Dominic Salone le dice a Bárbara Lavette, la millonaria heredera del Banco Seldon; “Juegas a ser pobre. Para mi no es un juego. Yo no tengo salidas.”

De la lectura del libro “LOS HIJOS DE SÁNCHEZ, autobiografía de una familia mexicana” del autor Oscar Lewis, segunda edición en español del Fondo de Cultura Económica de 1965. Son 531 páginas. La edición tuvo un tiraje de seis mil ejemplares. Aparte cuenta con 25 páginas de la introducción.
El autor menciona que al estudiar el modo de vida de los pobres se encuentra con la “Cultura de la pobreza”. Para la antropología, Cultura es un patrón de vida que pasa de generación en generación.

La pobreza no solo es:

  • Privación económica.
  • Desorganización.
  • Ausencia de algo.

La pobreza tiene una estructura, una disposición razonada y mecanismos de defensa para superar emergencias. Es un sistema de vida notablemente estable y persistente. Ha pasado de generación en generación por LÍNEAS FAMILIARES.

La cultura de la pobreza o subcultura nace en una diversidad de contextos históricos.

Dicha cultura o subcultura surge de la conquista imperial, en la cual los conquistados son mantenidos en una situación servil que puede prolongarse a lo largo de muchas generaciones.

Este modo de vida generacional e intrafamiliar tiene características universales, a pesar de las diferencias regionales, rural y urbanas, y hasta nacionales.

En distintos contextos la estructura familiar de los pobres tiene notables semejanzas.

Oscar Lewis cita su libro previo “Antropología de la Pobreza” de 1961.

Es una cultura provincial y orientada localmente.

Quienes viven dentro de la Cultura de la Pobreza tienen un fuerte sentido de marginalidad, de abandono/desamparo/indefensión-neurosis, de dependencia, de no pertenecer a nada, desarraigo absoluto.

Los pobres tienen:

  • Sentimiento de impotencia.
  • Sentimiento de inferioridad.
  • Sentimiento de desvalorización/menosprecio personal.
  • Además un escaso sentido de la historia.

La eliminación de la pobreza física es insuficiente para desterrar la cultura de la pobreza que es un sistema de vida.

Los pobres son presa de sus problemas irresolutos y de sus confusiones, de sus posibilidades y de sus talentos desperdiciados.

La vida de los pobres no son SOSAS: se desarrollan en medio de la violencia y de muerte; sufrimientos y privaciones; infidelidades y hogares desechos; delincuencia; corrupción y brutalidad policiaca.

Los pobres son crueles con los de su misma clase y condiciones. Tienen intensos sentimientos, fuerte sentido de individualidad.

Los pobres son:

  • Analfabetas o con baja escolaridad.
  • No están sindicalizados.
  • No participan en partidos políticos.
  • No tienen seguridad social.
  • No usan servicios bancarios ni hospitalarios.
  • No compran en grandes almacenes.
  • No asisten a museos ni otros espectáculos.

Sus rasgos económicos son.

  • Lucha diaria por la vida.
  • Desempleo o subempleo.
  • Bajos salarios.
  • Escasas habilidades laborales.
  • Sin ahorros y continua falta de dinero.
  • Escasa despensa alimenticia.
  • Compras frecuentes de alimentos en pequeñas porciones.
  • Empeño de pertenencias.
  • Pide prestado a prestamistas con intereses elevados.
  • Participa en tandas regularmente.
  • Usa ropa y muebles de segunda mano.
  • Vive hacinamiento e incomodidad en sus hogares.
  • Carecen de privacidad.
  • Resuelve diferencias con violencia física.
  • Castiga a los niños como forma educativa, golpes y maltratos infantiles.
  • Sexo temprano.
  • Concubinatos, amasiatos.
  • Hogares monoparentales centrados en la madre.
  • Cercanía con familia maternal.
  • Fuerte autoritarismo familiar.
  • Culto a la masculinidad.
Anuncios