Un ogro más de la Tetraheróica

Archivo mensual: octubre 2011

Dedico este texto a la memoria de Carmen Domínguez Barrán, mi abuela materna, quien amó entrañablemente esta Tetra heróica ciudad. Ella fue testigo de los saqueos de los primeros regímenes posteriores al Porfiriato, indujo en mí la visión crítica de las infamias de la “Revolución Institucionalizada”.

En su recuerdo prevalecía el robo de los leones de bronce que eran parte de la fachada del edifcio de correos y telégrafos. El robo de la estatua o monumento femenino con que iniciaba la Alameda de La Libertad, simplemente desaparecieron esa figura. Vaya pues un inicial tributo a ella.

Veracruz, Ver. A 23 de octubre de 2011.

Leo con interés la misiva del lector Alberto Córdova publicada en el Correo del Lector de LA JORNADA de Veracruz edición por internet. está fechada el 17 de octubre, sobre el ecocidio que se desarrolla en la alameda Salvador Díaz Mirón, en nuestra infortunada ciudad no es la primera ocasión que sucede este tipo de crímenes en la impunidad total.

Esta arteria ha sido en el pasado objeto de acciones semejantes, mucho tiempo atrás la alameda o paseo de La Libertad (ese fue su nombre original) no tenía intersecciones, es decir era continuo su trazo, las calles que hoy la seccionan no lo hacían. Simplemente podía uno transitar sin necesidad de cruzar calles transversales. Ahí empezó el infortunio del Paseo de La Libertad, que se prolongaba nada más hasta la estación del ferrocarril de Los Cocos, en donde hoy se encuentra la gasolinera que lleva ese mismo nombre. Allí existió una laguna llamada de la Hormiga que alimentaba a su vez al río Tenoya. Esa zona era un gran espacio verde en cual se cultivaban hortalizas por inmigrantes chinos. Todo eso desapareció en las primeras décadas del siglo 20.

Más tarde la Alameda sería denominada Salvador Díaz Mirón y ampliado su trazo hasta entroncar con el paseo Simón Bolívar, que en su momento fue reducido su camellón central.

El espacio central de la alameda fue reducido ya en el trienio de Roberto Ávila González, destruyeron infinidad de árboles como lo hacen ahora. Igual hicieron con el camellón de Simón Bolívar, lo mismo con el de la avenida Ignacio Allende/Miguel Alemán y con el camellón del bulevar Manuel Ávila Camacho, secaron el río Tenoya, desecaron la laguna de la Hormiga o de los Cocos, la laguna de Chivería, la inmensa laguna de Lagartos fue reducida en sus dimensiones, destruyeron infinidad de árboles de la avenida Circunvalación o Miguel Ángel de Quevedo, secaron un arroyo que existía en medio de la avenida Cuauhtémoc.

Secaron los pantanos de la zona llamada hoy Floresta y construyeron ese fraccionamiento y otro ya desaparecido llamado LAS 400 CASAS, en parte de lo que fue las 400 Casas instalaron el mercado Malibrán, hoy rescataron parte de la zona del pantano y crearon una laguna, justo a un lado de un supermercado que también era parte del pantano Malibrán.

El clima de nuestra ciudad junto con la de Boca del Río cambió radicalmente, los veracruzanos no conocíamos de estos calores que llegan a los 45 grados, ni tampoco padecíamos de fríos que bajan a 15 o 16 grados. Fue la acción de los gobernantes tanto del PRI como del PAN que consumaron el infierno de estas temperaturas que ahora padecemos.

Y lo absurdo continúa hoy con una alcaldesa que ignora el pasado y quiere trascender con una obra maldita, como lo fueron las demás de sus antecesores. Querer modificar una urbe a beneplácito de los automotores nunca será un propósito que se consuma. La solución es expulsar de nuestra urbe ese ideal de muerte. La muerte es el personero que impulsa a estos gobernantes y ante la muerte debemos preservar nuestra vida y nuestro hogar.

Atentamente,

Adolfo Roberto Pérez Valdés

Texto de la carta o correo enviado a dicho periódico LA JORNADA DE VERACRUZ.

Posdata:
No es nuevo este ecocidio de parte del ayuntamiento de Veracruz pasadas administraciones destruyeron con igual entusiasmo nuestro entorno. Lo hizo Juan Maldonado Pereda, Roberto Ávila González, Juan Francisco Ávila Camberos, Guillermo González Díaz, Julen Rementería, Jon Rementería, Ramón Gutiérrez de Velazco. Paradójicamente, el único alcalde que creó un gran parque forestal fue el vilipendiado Efrén López Meza, hizo del antiguo parque de beisbol Jorge Pasquel un gran espacio reforestado.


Retomando los recuerdos de aquel domingo en el parque Zamora, cuando asistimos varios compañeros del bachillerato al mitin de Valentín Campa Salazar, rememoro que estuve acompañado de Alberto Mendoza Huesca, de otro condiscípulo al que apodaban “El buitre”, y la memoria no registra a los demás ni por sus apodos ni por sus nombres. Pues bien “El buitre” desempeñó un papel motivante en mi interés por la redacción de mis ideas. Como estudiante coadyuvó a crear un periódico estudiantil de Bachilleres de Veracruz cuya sede es el antiguo edificio del Ilustre Instituto Veracruzano. “El buitre” me invitó a escribir colaboraciones en dicho periódico titulado “LA CIUDADELA” y que se imprimió en los talleres tipograficos de la Facultad de Periodismo. Mi primer artículo versó sobre “La guerra de Angola” y al cual adjunté un dibujo que también fue publicado en forma de caricatura o viñeta. Lamentablemente no conservé esa publicación. Es viable mencionar que la guerra de Angola derivó del retiro de Portugal de esa parte del continente africano. Angola fue escenario del enfrentamiento de las potencias de la guerra fría. El sector comprometido con la independencia de dicha nación y con fuerte perfìl nacionalista fue apoyado por los soviéticos y por el régimen cubano, la nación caribeña aportó tropas y miles de técnicos y personal médico en ese entonces. A la postre Angola se consolidaría como nación independiente venciendo a los contingentes militares apoyados por Sudafrica.
Años más tarde, en 1980 durante la campaña electoral de Agustín Acosta Lagunes y siendo reportero del Diario del Istmo, en una charla con Edel Alvarez Peña (futuro diputado y alcalde de Coatzacoalcos) comentaba mi posición acerca de la guerra de Angola, reconociendo que la no intervención de las potencias en las naciones que buscaban su independencia en Africa era una postura válida y la mejor de todas. En ese entonces Edel Alvarez Peña era un directivo de la CNOP (Confederación Nacional de Organizaciones Populares) parte integrante del PRI.
Como reportero del Diario del Istmo cubrí la campaña de Acosta Lagunes, pero cuando los candidatos opositores visitaron Coatzacoalcos acudí a sus mítines y redacté artículos acerca de sus discursos y propuestas. Entrevisté a Indalecio Sayago y a Miguel Angel Velasco. El primero candidato del Partido Popular Socialista y el segundo de la llamada Coalición de Izquierda, López Velasco era el secretario general del Movimiento de Acción y Unidad Socialista.
Presenté a Rolando Quevedo Lara, directivo del Diario del Istmo mis artículos y los desechó con el argumento de que ellos no pagaban nada y no merecían ocupar espacios en el diario. Censura total.

Y así viviría más adelante otras experiencias semejantes en otras publicaciones. De las cuales daré relación.


Publicado el 14 de mayo de 1999 en el Diario POLÍTICA…..Columna colectiva de la primera plana..titulada LOS POLÍTICOS

¿Quién fué la primera mujer en participar en un proceso electoral para la presidencia de la República?
Doña Rosario Ibarra de Piedra, en esa primera campaña fue postulada por el Partido Revolucionario de las y los Trabajadores, PRT. Existe un libro titulado DOMINGO 7 escrito por Elena Poniatowska, en el que se recogen las entrevistas de los candidatos de aquella disputa para elegir al presidente de 1982 a 1988.
Doña Rosario compitió esa vez contra Miguel de la Madrid Hurtado, Pablo Emilio Madero, Ignacio González Gollaz y Arnolfo Martíinez Verdugo. La campaña por la presidencia permitió al PRT obtener su registro por primera vez. Rosario contaba con el prestigio (aún lo tiene) de encarar a los presidentes para demandarles cuentas de la integridad fìsica de decenas de desaparecidos políticos, entre ellos su hijo Jesús Piedra Ibarra.
Tanto Luis Echeverría Alvarez como José López Portillo y Pacheco fueron cuestionados en la vía pública por Doña Rosario, y es que las preguntas sólo podían hacerse en ese contexto por la negativa de ambos presidentes de darle audiencia a la organización que presidia la futura candidata.
Doña Rosario no ganó la elección del 82 pero inauguró la presencia femenina en las campañas por la presidencia. El voto femenino o de género no le favoreció, a pesar de ser la única mujer postulada. Miguel de la Madrìd Hurtado contó con un manejo publicitario avasallador. Y además tenía la ventaja (entre otras) de ser el candidato más joven de esa elección. Ya en la presidencia De la Madrid demostraría su poca autoridad para controlar a los grupos de poder que clamaban la desarticulación del vetusto régimen federal.
En 1988, en medio de la fractura política del PRI, surge nuevamente la candidatura de Doña Rosario, otra vez postulada por el PRT. Sin embargo, esta vez disputaría la presidencia con otra mujer; Maravilla Carrasco, quien era postulada por el Partido Laboral Mexicano, sin registro.
Las dos perderían la elección ante el usurpador (Carlos Salinas de Gortari), el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y Manuel J. Clouthier. No obstante, la brecha estaba abierta. En 1994, nuevamente dos mujeres volverían a ser candidatas: Cecilia Soto por el Partido del Trabajo y Marcela Lombardo Otero por el Popular Socialista. Sus campañas fueron pobres e invariablemente se dedicaban a denostar el trabajo electoral del ingeniero Cárdenas. Ninguna de las dos alcanzaría el éxito electoral y ganar la presidencia.
Pero hoy, en el fragor de las aspiraciones por alcanzar la nominación de los partidos por la campaña presidencial del 2000, es visible que la brecha abierta por Doña Rosario ha sido cerrada. No hay la menor noticia de que las féminas vayan a buscar y obtener una postulación. En ese sentido las opciones son miserables y se cumple la sentencia de Fernández de Cevallos: el viejerío está para la casa. Qué pena.


He leído con interés el texto publicado en el número 21 de Madera, es la primera vez en mis 53 años de vida que he logrado conocer dicho material, siempre supe de dicha publicación de oídas. Jamás tuve en mis manos un ejemplar y recuerdo que años después supe de algunos de sus militantes que fueron procesados o detenidos en labores de propaganda de dicho diario. Al menos recuerdo nada más a Isael Petronio Cantú que luego fuera diputado por el PRD. Actualmente creo que vive en Xalapa pero es natural de esta ciudad de Veracruz.

Me llama la atención lo extenso y conceptual del texto que he leído: ¡A derrotar la campaña electoral burguesa!

Si el propósito en ese entonces era que el proletariado conociera la posición de la Liga Comunista 23 de septiembre en relación a dicha campaña electoral, creo que no se cumplió. No creo que un obrero o trabajador asalariado (los proletarios) llegaran a entender este discurso. Creo que yo tampoco lo hubiera entendido en ese entonces, era estudiante saliente del bachillerato y medianamente conocía algo de literatura socialista, mi única lectura entonces apegada a preceptos socialistas fue el LIBRO ROJO DE MAO. Hoy es distinto, pero la lectura de este artículo me hizo recordar las palabras de ese intelectual y burócrata del Estado Burgués y del partido de Estado PRI, hablo de Jesús Reyes Heroles. Este funcionario de diversos sexenios e ilustrado escritor (conste que no son epítetos de admiración) etiquetó a la oposición en su momento como DROGADICTOS IDEOLÓGICOS. Tal vez me equivoque pero dicho sobrenombre lo usó en un folleto editado por el PRI denominado LA FUERZA DE LA POLÍTICA Y LA POLÍTICA DE LA FUERZA. En fin. A Reyes Heroles también lo etiquetaron en su momento, Joaquín Hernández Galicia lo llamó (sin nombrarlo directamente) SECRETARIO CHURUMBEL y el mismo López Portillo y Pacheco se refirió a él como el posible ORTEGA Y GASSET MEXICANO. En nuestra nación aún vive ese lastre del sindicalismo petrolero conocido como LA QUINA, Joaquín Hernández Galicia. A quien después de salir de la cárcel o antes (no recuerdo bien) visitó VALENTÍN CAMPA SALAZAR en Tampíco su feudo personal.Qué increíbles destinos, bueno también Valentín Campa visitaría en la cárcel a los militantes presos de la Liga 23 de septiembre según sé.
Pues bien en 1976 un grupo de compañeros del bachillerato decidimos conocer al único candidato opositor a López Portillo, a Valentín Campa Salazar y asistimos al mitín que hizo en el parque Zamora de Veracruz un domingo de ese año, no recuerdo la fecha exacta. Valentín Campa me impresionó por la contundencia de su discurso, su información acerca de la condición de los trabajadores sobre todo de la industria metálica conocida como TUBOS DE ACEROS DE MEXICO SA DE CV (TAMSA), estaban presentes diversos trabajadores de esa industria. Habló de la asociación del ex presidente Miguel Alemán con el criminal mafioso Bruno Pagliai, TAMSA se ubica en la llamada ciudad industrial Bruno Pagliai, parte del municipio de Veracruz. Me entusiasmó tanto su discurso que pensé en afiliarme al PCM pero nunca hallé su local. Y luego me interesé por afiliarme al Partido Mexicano de los Trabajadores, tras leer en cada número de LOS AGACHADOS los artículos de Heberto Castilo Martínez. Desde ese entonces me extrañaban las etiquetas o divisiones entre la misma izquierda, cuando enfrente y sobre de todos estaba el ESTADO y su partido principal PRI. Las cosas han cambiado un tanto desde entonces pero creo es bueno rememorarlas, al menos pienso en eso hoy, a mi mismo me han etiquetado hasta de soldado, yo ahora me río. Bueno valga este comentario inicial espero escribir otros más. Buenas tardes a todos. Saludos de Adolfo Roberto Pérez Valdés. incrospido5.wordpress.com/