El Hombre Fuerte

Artículo del 06 de marzo de 1996, no publicado.

 
¿Qué es lo que sucede en el gobierno de Ernesto Zedillo? ¿Por qué da la impresión de existir una ingobernabilidad, de una administración débil y sin gran autoridad?
Evidentemente quienes sostienen tales reflexiones asumen como una verdad lo anterior. Sin embargo, fundamentan dicha reflexión en valores de una cultura política arcaica, cuya sobrevivencia bastante mal ha hecho a la república. Desde esos patrones mentales podría aseverarse que, efectivamente, si hay una gran debilidad en el gobierno de Zedillo.
Aun así, tenemos la posibilidad de confrontar este presente con acontecimientos del pasado. No obstante, resumiremos que al régimen presidencial mexicano le han marcado la sangre, la cárcel, la impunidad, la lucha faccional y el ejercicio del poder personal desmedido basamentado en consensos clandestinos para que un sistema se preserve: la corrupción hecha gobierno.
Hace poco, un comentarista de la radiodifusión no acertaba a discernir si la ingobernabilidad se debía al fenómeno de una corrupción generalizada del sistema o la corrupción, en sí, es el sistema. Una pregunta filosófica, a la cual el comentarista no dio respuesta.
Tal vez, le faltó remitirse o rememorar un axioma de la política: el poder corrompe. Y con él responderse con una aproximación.
Depositario de un inmenso poder, el presidente sabe que en esa cima todo es corrupción y él no está a salvo. Pero el presidente para gobernar a las facciones de bandoleros sin partido, aquellos que maniobran cada sexenio con la república y la hacen rehén de sus ambiciones, contaba con la política institucionalizada en una secretaría de Estado: Gobernación. Sobre esa cloaca se basamentó la corrupción como sistema, de allí el presidente abrevaba para gobernar. No olvidemos que en “La guerra de Galio” Aguilar Camín habla de los sótanos del poder, donde hay cosas muy sórdidas.
Pero algo ocurrió en los sótanos-cloaca-gobernación, los que conocían de las exclusas para evitar azolvamientos de pronto fueron corridos y comenzó la debacle del presidente. De Gobernación salieron los hombres fuertes y todo a partir del pleito personal que López Portillo tuvo con Reyes Heroles. El ego, lujuria y nepotismo de JOLOPO no admitían coto y por allí despeñó a la república, al erario, al presidencialismo y a su Hombre Fuerte en Gobernación: Jesús Reyes Heroles.
Como buen tecnócrata aborreció a los políticos y terminó quitando del gabinete al encargado de construir la política para gobernar. Al correr a Reyes Heroles de Gobernación sentenció: ahora tendrá tiempo de ser el Ortega y Gassett mexicano. Luego vendría Enrique Olivares Santana que distaba mucho de ser un hombre fuerte, con alcances para dominar al México Bronco. 
Es en el mandato de López Portillo donde el presidente pierde a la Nación, finalmente el poder absoluto termina por corromper absolutamente al presidente. Gobernación, lastre y ancla del presidente para gobernar políticamente, es anulado tal vez por el regente Hank González, hombre de presta sonrisa y adulador sin igual.
Aún tengo en mi recuerdo ese 18 de marzo, en MInatitlán, cuando López Portillo detiene su recorrido por la refinería para abrazar y besar la mejilla de una esplendorosa Rosa Luz Alegría, que se incorporaba tarde a la gira, al lado Hank González con una socarrona sonrisa.
Finalmente, el presidente queda a la deriva sin hallar en su formación tecnocrática una solución a la nación que inicia su perdición atada a un sistema político acéfalo. Tarde se da cuenta que el candidato del sistema, es un hombre que no ama a la nación, sino que es un tecnócrata cuya pasión es el presupuesto y con fuertes compromisos con sectores transnacionales. López Portillo confirma, amargamente, que los Hombres Fuertes ya no construyen la política de la Nación. En Washington observan el hecho con serenidad, aún no se frotaban las manos. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s