Otra propuesta

Publicado el 21 de noviembre de 1997 en el diario Política de Xalapa, Veracruz.


El doce de noviembre los senadores del PRI presentaron su propuesta de reducir las posiciones plurinominales en esa cámara y en la de diputados. En la misma, expresan su decisión de apoyar la reelección por lo menos una vez, así un senador duraría doce años en su mandato y también un diputado que podría ser reelecto dos veces.
Así la Cámara de Senadores estaría integrada por 96 y y la de diputados por 400. Actualmente la primera se compone por 128 y la segunda por 500.
La propuesta no es nueva, tiempo atrás diferentes partidos se han pronunciado en dichos temas. La más conocida es la del PAN, inclusos hay señalamientos para el PRI de plagio y falta de autenticidad.
Lo cierto es que hay una necesidad política de reordenar la representación de la soberanía nacional. Las reiteradas reformas políticas llevaron a una sobrerepresentación de los electores pero al mismo tiempo el representante popular se olvidó de sus representados.
Se pretende que la reducción de los legisladores federales y su reelección sea un esfuerzo para reformar al Estado, al menos a uno de sus poderes. Lo obvio es que tal posición conlleva cambios en el articulado de la Constitución Federal. 
Este es un principio de acuerdo entre el PRI, PAN y el PRD, partido que ha manejado reiteradamente la integración de un Congreso Constituyente.

Tesis distinta

Sin embargo, hay otras voces que merecen ser escuchadas cuando opinan sobre estos temas. Los partidos con registro tienen sus posiciones con diversos matices pero ninguno se cuestiona la existencia de la Cámara de Senadores, cuerpo legislativo no siempre indispensable para la vida republicana de la nación.
Los partidos con registro no son fuerzas políticas que representen a la izquierda, y los grupos de esta índole siempre han planteado como una propuesta la desaparición del senado, la reelección legislativa y la eliminación del fuero constitucional para los representantes de la nación.
La vida política ganaría más si sólo tuviéramos una sola cámara legislativa y ésta debería ser la de Diputados. 500 legisladores no son muchos si se elimina el Senado, sus tareas las asumirían los diputados.
Y esta tesis se resume en una nueva Constitución, tarea de un Congreso o Asamblea Constituyente. México debe ser aún construido y también vender el inmueble del Senado. 




Anuncios